Lima, 28 de marzo del 2016. Seis comunidades nativas del pueblo indígena shipibo-conibo del departamento de Ucayali, exportarán, por primera vez, hacia Estados Unidos un contenedor de madera procedente de sus bosques comunales que cuentan con certificación forestal voluntaria, gracias a la asistencia técnica de la Asociación para la Investigación y Desarrollo Integral (AIDER) y la alianza de negocio con la empresa maderera Bozovich SAC.


Las comunidades que han apostado por el manejo forestal sostenible y se ven beneficiadas son: Callería, Roya, Junín Pablo, Buenos Aires, Nuevo Loreto y Pueblo Nuevo, procedentes del pueblo Shipibo–Conibo que fueron los primeros en obtener la certificación forestal bajo estándares FSC (Forest Stewardship Council), que garantizan unas prácticas ambiental-económico y socialmente sostenibles.


“Imaginar que este emprendimiento puede replicarse en los más de 12 millones de hectáreas de áreas naturales protegidas que tenemos en el Perú, es asegurar la conservación ambiental y la permanencia de bosques prístinos, así como un futuro para las generaciones venideras y mejor calidad de vida para las personas que viven en y del bosque. - Jaime Nalvarte, Director Ejecutivo de AIDER.

De esta manera, las comunidades nativas aprovechan la madera de sus bosques de manera sostenible, generan ingresos, promueven la creación de empleos, desarrollan capacidades técnicas, innovación y conocimiento profundo de la industria maderera en su propia comunidad.


El Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) respalda esta iniciativa promovida en la nueva normatividad forestal que puede ser replicada por cerca de 1200 comunidades nativas de la Amazonía, quienes cuentan con alrededor de 13 millones de hectáreas de bosque.


Se trata de la exportación de 10 metros cúbicos de madera de la especie shihuahuaco (Coumarouna odorata), aserrada en el Centro de Transformación e Innovación Tecnológica Indígena (Citeindígena) S.R.L., de propiedad de las comunidades y transformada por la empresa maderera Bozovich en piezas tipo deck, de alta calidad, los cuales son usadas para pisos en exteriores.


Este evento es un símbolo de que las CCNN del Perú tienen una opción real de crecer, desarrollarse y beneficiarse de la cadena productiva con una inclusión social real y sostenida en el tiempo. Es el ejemplo de que con buenas alianzas, buenas ideas y mucha visión , se puede lograr los objetivos que uno se propone, sirviendo de punto de partida para el resto de las 13'000,000 de has de CCNN que existen y que pueden ser aprovechadas con sostenibilidad económica, social y ambiental. - Ivo Bozovich, Gerente General Maderera Bozovich.

La directora ejecutiva (e) del SERFOR, Fabiola Muñoz Dodero, informó que este caso es muy interesante porque beneficiará a 400 familias, gracias a una decisión de las comunidades indígenas quienes apostaron por aprovechar el bosque de manera sostenible, darle un valor agregado para su comercialización, “y ahora sorprenden con la exportación”, añadió.


“Como Estado, a través de las reformas, generamos las condiciones para el manejo forestal sostenible, a fin que estas experiencias se repitan muchas veces en el futuro. Y de aquí a 10 años, digamos, que tenemos no una, ni cinco, sino 100 comunidades nativas que aprovechan su bosque, lo manejan, lo certifican y exportan”, remarcó Muñoz Dodero.Fabiola Muñoz, Directora Ejecutiva de Serfor

Asimismo, se incentiva la certificación forestal y promoción del mercado de la madera legal mediante descuentos y facilidades por certificación e integración de la cadena productiva.


Esta exportación ha sido posible gracias al apoyo de La Asociación para la Investigación y el Desarrollo Integral - AIDER, the Conference Board of Canada y el Programa de Asistencia Técnica Relacionada al Comercio Canadá-América (CATRTA) quienes, ayudaron a desarrollar un modelo sostenible de producción y comercialización de madera certificada de comunidades nativas Shipibo Conibo, apuntando a mejorar la calidad de vida de estas poblaciones.